ERMUA 1-2 CADETE A

El cadete A del Abadiño iba a uno de los campos más complicados para puntuar, el Teodoro Zuazua de Ermua. El Ermua había tenido hasta entonces 7 victorias y una sola derrota en su campo. El partido no fue nada fácil para el equipo verdiblanco al que un gran Ermua complicó el partido desde un inicio, sin dejar al equipo verdiblanco desplegar su fútbol. El inicio tampoco era bueno para el equipo verdiblanco que tenía que hacer un cambio en el minuto 7 por unas molestias de Luque y entraba al campo Busi. Pese a ello, el equipo verdiblanco era quien se adelantaría en el marcador en un remate de falta directa que Iker Herrero mandaba al fondo de la red. El Ermua iba comiendo terreno y el Abadiño se defendía como podía. El Abadiño tenía una gran oportunidad con un golpeo fuerte de Iker Pérez que atajaba el portero del Ermua. Larri también se tuvo que emplear a fondo haciendo alguna buena parada que imposibilitó el empate del Ermua en esta primera mitad. Llegaba el descanso con un Ermua más volcado en el ataque. La segunda mitad el Abadiño comenzó algo mejor, pero fue perdiendo fuerza y el Abadiño ganando ese terreno. Santos tuvo una gran ocasión para ampliar la ventaja, pero otra vez el portero del Ermua atajaba el balón. En el minuto 60 hubo una doble expulsión, de la cual la expulsión del Abadiño todavía nadie sabe porque fue. Los dos equipos pelearon mucho más desde entonces, pero era el Ermua quien llevaba la voz cantante y encerró al equipo verdiblanco. El Abadiño en una contra tuvo una gran ocasión de gol, pero el portero del Ermua atajaba el balón fuera del área con la mano cuando había sido ya superado y Trini se quedaba el más cercano a la portería para marcar a placer. Pese a tener un jugador menos, el Ermua seguía llevando la voz cantante. Un Ermua que no dejó de empujar desde el primer hasta el último momento, y así en el minuto 3 de la prorroga lograba el empate en una falta que el Juan tocaba y mandaba al fondo de la red. Lograban el empate justo que hubiera sido en el resultado, pero aun quedaba el milagro verdiblanco. Quedaba menos de un minuto para el final del partido y el Abadiño tenía un saque desde el centro. Movió el balón desde la izquierda a la derecha y después de un centre lejano de Eiza llegaba el milagro. El 10 verdiblanco, al estilo Messi salvador y en el minuto de Ramos, empalmaba una tijereta desde el vértice del área y el balón iba bajando poco a poco hasta entrar por la escuadra. Locura total, el equipo enloquecía, la grada verdiblanca enloquecía, y más cuando el árbitro pito el final en ese mismo momento. Un auténtico golazo del 10 verdiblanco que, aunque no hizo justicia a lo visto en el campo, daba una victoria importantísima al equipo verdiblanco. Hay que destacar la lucha y entrega del Ermua que se mereció lograr el empate, hasta hubo un penalti a favor del Ermua claro que no se pitó en el partido. Pese a ello, el fútbol muchas veces no entiende de justicias, lo que si entiende es de esfuerzos y de salir bien orgullosos de todo lo realizado en el campo.

El Abadiño logra así la cuarta victoria consecutiva y la semana que viene se enfrenta a un complicado Ibarreko que seguro que no pondrá las cosas fáciles. Pese a ello, tenemos que buscar un pequeño cambio de este partido, al que más que demérito del Abadiño por no jugar un buen partido, fue más mérito del Ermua que imposibilitó que el Abadiño jugase como suele acostumbrar. 3 puntazos los logrados en uno de los campos más complicados de la categoría. ZORIONAK MUTILAK y ESKERRIK ASKO D10S por lo ocasionado en el equipo. #WeAreAbadiñoKE

PUNTOS: 3) HERRERO 2) LARRI 1) BUSI

2019-01-29T09:51:14+00:00

Leave A Comment

20 + 8 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies